Fobia a la sangre Ampliar

Fobia a la sangre

La fobia a la sangre o Hematofobia es un trastorno de ansiedad caracterizado por el miedo intenso e irracional a la sangre –propia o ajena- y todo lo relacionado con ella (inyecciones, heridas, hospitales). 

71€/sesión 57€/sesión
14 sesiones

Tipo de tratamiento:
Cantidad

50,00€

50,00€

TIPO TRATAMIENTO: CLÍNICA

Encuentra el bienestar en tu clínica Origen, te atenderá un equipo multidisciplinar, que será el encargado de tu terapia y seguimiento personalizado.

TIPO TRATAMIENTO: ONLINE

Accede a tu terapia desde cualquier lugar, dispondrás de un equipo psicológico multidisciplinar que trabajará junto a ti para lograr tu éxito.


ORIGEN ALIVE: Fobia a la sangre

Basado en la terapia cognitivo-conductual, el objetivo del tratamiento para la fobia a la sangre es ofrecerte las herramientas necesarias para que por ti mismo puedas afrontar las situaciones y evitar el desmayo ante estos estímulos.  

Primera sesión – Evaluación: la psicóloga te escucha y aporta la información adicional sobre lo que te sucede. Esta información le permitirá conocer las herramientas personalizadas que te ayudarán a afrontar estas situaciones.  

Segunda sesión – Hipótesis: la psicóloga te explica el diagnóstico, cómo se originó y por qué se mantiene en la actualidad. La información te ayudará a establecer, de manera conjunta, los objetivos que marcaréis para las siguientes sesiones.

9 sesiones de intervención: aprenderás y entrenarás las herramientas personalizadas enfocadas a modificar la fobia y a lograr todos los objetivos marcados en la sesión anterior.  

3 sesiones de seguimiento: en sesiones más espaciadas, aprenderás a mantener los logros del tratamiento y a afrontar las posibles recaídas.

¿A quién va dirigido el tratamiento para la fobia a la sangre?

Al estar en presencia de sangre o situaciones relacionadas, sientes mareos, sudores o incluso llegas a desmayarte.  

  • Te disminuye el ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, ante estos estímulos
  • Sientes un elevado malestar y ansiedad al imaginarte situaciones relacionadas con la sangre (analíticas, inyecciones)
  • Procuras evitar el campo de la salud (pruebas médicas, hospitales)