Trastorno de Frotteurismo Ampliar

Trastorno de Frotteurismo

El Frotteurismo o Frotismo es una parafilia caracterizada por la excitación sexual que la persona obtiene al frotar o restregar los genitales contra otras personas desconocidas. Esta conducta suele ocurrir en zonas concurridas (conciertos, metro), y sin consentimiento de la otra persona. 

72€/sesión 58€/sesión
17 sesiones

Tipo de tratamiento:
Cantidad

50,00€

50,00€

TIPO TRATAMIENTO: CLÍNICA

Encuentra el bienestar en tu clínica Origen, te atenderá un equipo multidisciplinar, que será el encargado de tu terapia y seguimiento personalizado.

TIPO TRATAMIENTO: ONLINE

Accede a tu terapia desde cualquier lugar, dispondrás de un equipo psicológico multidisciplinar que trabajará junto a ti para lograr tu éxito.


ORIGEN ALIVE: Trastorno de Frotteurismo

El objetivo del tratamiento para el Frotteurismo es que controles la conducta sexual, aprendiendo a gestionar esta excitación sexual y que así consigas mejorar tus relaciones interpersonales. 

Primera sesión - Evaluación: la psicóloga recopila la información necesaria sobre lo que te sucede psicológicamente: cuándo se originó y cómo se mantiene en el tiempo. Con esta información, podrá establecer las herramientas necesarias para que, progresivamente, vaya disminuyendo esta conducta. 

Segunda sesión - Hipótesis: la psicóloga te explicará el diagnóstico y podrás entender lo que te sucede a nivel psicológico. En esta fase podréis elaborar tu plan de acción y los objetivos, de manera conjunta.

12 sesiones de intervención: aprenderás y entrenarás las estrategias idóneas y personalizadas para controlar la conducta y destinadas a mejorar tus relaciones interpersonales. 

3 sesiones de seguimiento: pondrás en práctica lo aprendido, demostrando un control sobre tu conducta y sobre tu vida. También habrías aprendido a hacer frente a cualquier posible recaída. 

¿A quién va dirigido el tratamiento para el Frotteurismo?

El tratamiento para el Frotteurismo puede beneficiarte si la práctica de estos hábitos sexuales te generan consecuencias negativas en tu entorno y/o consecuencias personales y emocionales.

  • Sufres malestar contigo mismo por tener estos deseos
  • Tu conducta sexual involucra a otras personas
  • Te provoca malestar en tus actividades diarias
  • Esta práctica te dificulta mantener relaciones íntimas
  • Moralmente no te gusta esta conducta sexual, pero sí disfrutas haciéndolas
  • Has intentado controlarla, pero notas que se escapa de tu control