Trastorno de Fetichismo Ampliar

Trastorno de Fetichismo

El Fetichismo hace referencia a la excitación sexual o a la obtención del orgasmo a través de un objeto fetiche  (una prenda de vestir, un zapato, alguna parte del cuerpo). Es considerado un trastorno cuando este hábito provoca un malestar clínicamente significativo en la persona que lo padece, o en terceros. 

72€/sesión 43€/sesión
17 sesiones

Tipo de tratamiento:
Cantidad

50,00€

50,00€

TIPO TRATAMIENTO: CLÍNICA

Encuentra el bienestar en tu clínica Origen, te atenderá un equipo multidisciplinar, que será el encargado de tu terapia y seguimiento personalizado.

TIPO TRATAMIENTO: ONLINE

Accede a tu terapia desde cualquier lugar, dispondrás de un equipo psicológico multidisciplinar que trabajará junto a ti para lograr tu éxito.


ORIGEN ALIVE: Trastorno de Fetichismo

El tratamiento para el Fetichismo proporciona las herramientas necesarias para que puedas controlar tu conducta sexual, aprendiendo a gestionar la excitación sexual. Así, conseguirás mejorar tu calidad de vida y tus relaciones interpersonales.

Primera sesión – Evaluación: el psicólogo se ocupa de conocer al paciente y entender los motivos por los que acudes a consulta.  

Segunda sesión – Hipótesis: te explica el diagnóstico, los motivos por los que se originó la conducta sexual y por qué se mantiene en el tiempo. En esta fase charláis para acordar los objetivos del tratamiento y el plan de acción.

12 sesiones de intervención: en esta fase se aplican las herramientas dirigidas a lograr el cambio que deseas, tratando de alcanzar los objetivos planteados en la segunda sesión.

3 sesiones de seguimiento: se espacian la frecuencia de las sesiones para conseguir mantener los cambios y prevenir las caídas.

¿A quién va dirigido el tratamiento para el Fetichismo?

El Fetichismo se considera un trastorno cuando la conducta se mantiene durante mínimo 6 meses y es necesaria para la excitación sexual, además de afectar negativamente en tu vida social o laboral.

  • Te genera sensación de malestar en las actividades diarias
  • Te presenta dificultades a la hora de mantener relaciones íntimas
  • Intentas constantemente controlarlo, pero sin éxito
  • A pesar de disfrutarlas realizándolas, no disfrutas moralmente