Dependencia emocional Ampliar

Dependencia emocional

La dependencia emocional es un trastorno de la personalidad en el que quien lo padece busca llenar los vacíos emocionales y afectivos a través de la relación con otra persona. Se manifiesta en las relaciones de familia, amistad o pareja. 

72€/sesión 58€/sesión
23 sesiones

Tipo de tratamiento:
Cantidad

50,00€

50,00€

TIPO TRATAMIENTO: CLÍNICA

Encuentra el bienestar en tu clínica Origen, te atenderá un equipo multidisciplinar, que será el encargado de tu terapia y seguimiento personalizado.

TIPO TRATAMIENTO: ONLINE

Accede a tu terapia desde cualquier lugar, dispondrás de un equipo psicológico multidisciplinar que trabajará junto a ti para lograr tu éxito.


ORIGEN ALIVE: Dependencia emocional

El objetivo del tratamiento para la dependencia emocional es que aumentes tu autonomía, profundizando en tus valores internos. Así conseguirás ganar autoestima y  fortalecer la seguridad en ti mismo.

Primera sesión – Evaluación: la psicóloga recopila toda la información necesaria sobre tu caso, indagando en cómo y cuándo empezó, y cómo se mantiene en la actualidad. Esta información le permitirá establecer las herramientas personalizadas que empleará en las siguientes sesiones.  

Segunda sesión – Hipótesis: tu psicóloga te explicará el diagnóstico y cómo se mantiene esa dependencia a nivel psicológico. Una vez entiendas qué tenéis que trabajar, elaboraréis de manera conjunta el plan de acción. 

18 sesiones de intervención: aprenderás y entrenarás las estrategias para afrontar la dependencia y fortalecer la seguridad en ti mismo.

3 sesiones de seguimiento: la última fase del tratamiento donde pondrás en práctica lo aprendido, demostrando un progresivo control sobre tu vida, aprendiendo a prevenir las recaídas y a afrontar las situaciones difíciles de manera autónoma.

¿A quién va dirigido el tratamiento para la dependencia emocional?

La dependencia emocional hace que busques seguridad constantemente en los otros, creyendo que por ti mismo no vales lo suficiente. Presentas dificultades para vivir de manera independiente, de tomar decisiones por ti mismo, y de mostrar tu opinión. Esto deriva en una necesidad excesiva de sentirte acompañado, ayudado y protegido por los demás.

  • Tienes un miedo constante a ser abandonado
  • Sientes la necesidad de que otras personas asuman tus responsabilidades
  • Te cuesta tomar decisiones por ti mismo sin el apoyo de otros
  • Al terminar una relación, buscas otra para evitar estar solo